¿Cuántos tipos de testamentos existen?

14.02.2019

Testamento
Testamento

Mediante las disposiciones testamentarias que realizamos en un testamento expresamos personalmente nuestra última voluntad, no sólo respecto de quiénes y qué heredarán, sino también otro tipo de decisiones, como la designación de un albacea o un contador partidor, por ejemplo. Aunque de forma general el testamento se otorga ante un notario, también existe la posibilidad de no hacerlo ante notario y por tanto otorgarlo válidamente, siempre que se cumplan unos requisitos.

Los testamentos se pueden clasificar de tres formas:

  • Testamento abierto: que se otorga acudiendo al Notario, quién lo preparará para ser firmado dando nuestra conformidad. Este testamento queda protocolizado por el notario, quedando a salvo de cualquier posible manipulación o destrucción.
  • Testamento cerrado: se otorga a través de un folio que se guarda en un sobre cerrado y se otorga ante Notario. El Notario no conocerá su contenido, por ello se considera un testamento cerrado. El notario autorizará el testamento en el mismo sobre que lo contenga. Y una vez autorizado, el testamento puede guardarlo él, dejarlo en los archivos notariales o bien entregárselo a una tercera persona. Por ello, el que finalmente lo posea deberá poner en conocimiento del juez su existencia en cuanto tenga conocimiento de la muerte del testador.
  • Testamento ológrafo: es aquel testamento manuscrito que el testador escribe de su puño y letra, sin necesidad de acudir a un Notario. Fundamentalmente siendo necesario para su validez, ser otorgado por una persona mayor de edad, debiendo contener la fecha y la firma del testador y cumplir con los demás requisitos establecidos legalmente.

Como recomendación siempre sugerimos que se otorgue testamento para evitar posibles conflictos futuros entre herederos. Desde Barberà Estudi Jurídic, le ofrecemos todo tipo de asesoramiento para la preparación del testamento, así como acompañamiento a la notaria para su firma. Puede contactar con nosotros, le recordamos que la primera consulta es gratuita.